UNAS VACACIONES ESPECIALES

¡Volvemos con fuerza!. Esperamos que tus vacaciones hayan estado genial, hoy Adri nos cuenta cómo han sido las suyas, ¡¡no te lo pierdas!!

Cuando el año pasado mi madre me dijo que estaba saliendo con un chico no me hizo especialmente gracia, me hablaba de un hombre divertido, deportista, trabajador, atractivo, cariñoso con ella… vamos, el tipo ideal. Incluso me puse celoso, hasta ahora habíamos sido ella y yo, desde luego al tal Pablo no se lo pensaba poner fácil. Pero reconozco que me cayó guay desde el primer momento, en cuanto le conocí, lo que no me imaginaba es que íbamos a entendernos taaan bien. Y además empecé a ver la ventaja de que mi madre enamorada estaba de mejor humor, sonreía más, y me presionaba menos. Así que todos felices.
En verano, gracias a Pablo, empecé a hacer surf. Nunca lo había practicado, aunque soy de los que se quedaban mirando a los surfers en San Lorenzo, con envidia pero a la vez pensando “esta gente está fatal de la cabeza, con lo fría que debe estar el agua”.
Me enganché desde el principio. Los fines de semana organizábamos excursiones a playas donde había menos gente, buen viento y buenas olas, casi siempre con amigos y amigas de Pablo, gente muy enrollada, las risas garantizadas, así que el ambiente fue otro motivo por los que me conquistó este mundo.
Se acercaban las vacaciones de Semana Santa, acababa el trimestre. Tampoco soy de sacar notazas, pero lo apruebo todo, y esta evaluación me lo había currado. Un día llego a casa y me encuentro a Pablo y a mi madre sentados en el sofá con aire místico, supernerviosos los dos, diciendo que tenían algo para mí. No me lo esperaba para nada y fue… ¡¡¡EL REGALO DE MI VIDA!!! Una semana en una escuela de surf en Gandía. “Qué???” Calor, playa y chicas, y todo a 1.000 kilómetros de casa. . . (ufff, por un momento pensé que me iban a decir que se casaban).

delphine-ducaruge-76180
Me faltó tiempo para hacer la maleta. Casi no pegué ojo esos días, me podían los nervios. Mi primer viaje solo, sin mayores, y encima ¡¡con este planazo!!.
Venía también Tony, el hijo de unos amigos de Pablo, que me cae genial. Cuando por fin llegó el día de irnos me recogió con sus padres en mi casa, y por más que intentaron entretenernos, el viaje hasta el aeropuerto se me hizo eterno. Caminando por el pasillo de embarque, sin poder parar de sonreír, sabía que estaba viviendo algo importantísimo, que estas vacaciones iban a ser increíbles (porque no podían ser de otro modo).
En el avión, entre unas revistas, charlar con Tony, colgar fotos en instagram y hacer bobadas en snapchat, llegamos a Valencia, con aterrizaje movido incluído para vivir la experiencia completa jajajaja.
Vinieron a recogernos en un autobús y teníamos que esperar a que llegara más gente en un avión desde Barcelona, que de primeras me pareció un peñazo porque me podían las ganas de llegar a la playa, pero al mirar a mi alrededor tenía un montón de chicas majas con las que voy a pasar una semana… y yo tengo mucha cara, así que venga, ¡¡hay que lanzarse!!. Conocí algunos monitores, a un grupo de amigas que venían del País Vasco (que por lo que decían controlaban mucho más que yo de surf, así que tendría que esforzarme para no parecer idiota), pero había gente de todas partes.

epicurrence-64516
La escuela de surf es una pasada. Una casa enorme con jardín, a 10 minutos escasos del agua, y yo no sabía si aquello era un sueño o de verdad me estaba pasando. La única pega es que los chicos estábamos en una planta y las chicas en la otra, que oye, iba a estar más difícil la cosa, pero no imposible. Me tocó en la habitación con Tony y con Leo, un chico de Granada. En sólo unas horas Tony, Leo y yo ya nos habíamos convertido en el trío chiflado del campus.
Jamás había madrugado con tanto gusto. Desayuno y al agua. La mayoría de las clases prácticas eran en la arena. El primer día creo ni pestañeé, todo me parecía una pasada. Por la tardes otra vez al agua y luego nos llevaban a hacer una excursión por el pueblo o algún sitio interesante de la zona. Nos pasábamos el rato haciendo bromas, cantando e intentando ligarnos a las chicas. A mí la que más me gustaba es Karol, así que estos dos no paraban de tomarme el pelo porque era la que menos caso me hacía. Y cuanto más pasaba de mí, más interesante me parecía.
Las cenas eran lo mejor. La segunda noche unimos todas las mesas y a partir de ahí ya siempre comimos todo el grupo junto… ¡¡había un buen rollo alucinante!! Antes de acostarnos solíamos ver una peli, o jugar a la play, y yo también aprovechaba para charlar con la gente. Los días pasaban más rápido de lo que me gustaba, y me caía rendido en la cama, como todo el mundo.

kimson-doan-37947
Ayer era nuestro último día de campus, y los tres locos decidimos hacernos una escapada nocturna, pasar juntos nuestra última noche. Sabíamos que era una gamberrada, pero queríamos cerrar la semana a lo grande, así que nos escapamos a la playa en cuanto oscureció. Nos curramos una hoguera con madera y ramas que fuimos encontrando (no era gran cosa, pero era nuestra). Fuego, música, unos refrescos, contándonos historias y de risas.
Tony a las 11 ya no podía más, así que se piró para la casa, pero Leo y yo decidimos quedarnos un rato… hacía una noche increíble y se nos ocurrió bañarnos en pelota, así que nos quitamos la ropa.
– “¡¡Te echo una carrera!!” me dijo. No sabe con quién se las gasta, yo soy de los de ganar aunque me deje un pulmón en el intento.
Desnudo, jadeando y en el agua fresca me sentí completa y absolutamente libre… era algo increíble, alucinante, jamás me había sentido así. Miré a Leo, nos miramos… y nos besamos. No se me pasaba nada en concreto por la cabeza, fue algo casi instintivo, sólo pensaba en el placer de ese momento. Con los ojos cerrados una boca es una boca, no sabes si es hombre o mujer, sólo sabes si te gusta o no te gusta. Y este morreo me estaba encantando. Puede que fuera el mejor morreo que me han dado nunca. Y mis manos iban solas, respondiendo a las suyas, recorriendo su cuerpo… allí mismo, en la orilla, rebozados en arena. No podíamos parar de reírnos, supongo que es esa risa nerviosa que tienes cuando no sabes cómo encajar las cosas… sólo sé que caminando con Leo hacia la casa me sentía realmente bien.

frank-mckenna-150521
Creo que uno de los monitores nos vió de refilón cuando regresamos, y se dio cuenta de que nos habíamos escaqueado después de la cena, pero no dijo nada. Total, para qué, era nuestra última noche, y al día siguiente nos íbamos temprano.
Mientras hacíamos la bolsa esta mañana, Tony nos preguntó: “¿¿pero a vosotros que os pasa?? Estáis más raros…” y Leo me guiñó un ojo. Se me pusieron todos los pelos de punta recordando las sensaciones en mi cuerpo de apenas unas horas antes.
De nuevo en el aeropuerto y tocan las despedidas de un montón de gente increíble con la que he compartido este tiempo, pero nuestra vida continúa. Leo y yo chocamos los cinco, nos dimos un abrazo y nos echamos una última carcajada, pero sólo nosotros sabíamos de qué nos reíamos. Nos deseamos lo mejor y nos fuimos cada uno a nuestra terminal. Compartimos un tiempo y nuestra vida continua.
Otra vez estoy caminando por un pasillo de embarque, se acaba el viaje y regreso a mi casa, pero no soy el mismo que se fue hace una semana. He crecido, he madurado, he vivido experiencias que nunca hubiera imaginado y estoy completamente enamorado del surf y de la mar. En mi pensamiento muchas imágenes e ideas dando vueltas… tengo la sensación de que vuelve otro yo, y mi madre va a ser la primera en darse cuenta del cambio. No me preocupa ser gay porque no tiene nada de malo, y sigo mirando a las chicas igual que lo hacía ayer, aunque no descarto la posibilidad de que vuelva a pasar. Igual soy bisexual no sé… ya lo iré descubriendo.
Karol viene a sentarse a mi lado en el avión (no me lo puedo creer). No para de hablar de lo increíble que había sido esta semana para ella. No tiene ni idea de lo de acuerdo que estoy, y mientras la escucho no puedo dejar de mirar sus labios y desear besarla. Aunque también pienso en los labios de Leo.

Si necesitas hacer una consulta sobre cualquier aspecto de tu sexualidad y tus relaciones, ponte en contacto con nosotras, SOI SEX Xixón, servicio de orientación e información sexual. Atención gratuíta y confidencial, en la Oficina de información juvenil de la C/ Jovellanos-Gijón  (con cita previa), y consultas online (e-mail, fb e instagram). Información de contacto aquí.

Imagenes libres de derechos de autor, obtenidas de unsplash.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s